Mi Cuenta  \/ 
x
¿No tienes cuenta? Regístrate
o
x
0
Carro de compra
No hay libros en su carro.

BRENDA NOVAK

brendanovakphotobigw1
La mayoría de los escritores dicen que han tenido historias dando vueltas en su cabeza desde siempre, pero ese no es el caso de Brenda. Ella creció pensando que no tenía una vena creativa. Se consideraba a sí misma una persona de ciencias, hábil para las matemáticas, y por eso estudió Empresariales.Fue a los veintinueve años, ya casada y con tres hijos, cuando descubrió la escritura. Y si no hubiera sido por una situación difícil que la obligó a buscar otra forma de ganar dinero, quizá nunca habría empezado a escribir.  Brenda, que trabajaba en un banco hipotecario, pilló a la niñera drogando a sus hijos con medicinas para el resfriado, con objeto de tenerlos dormidos mientras ella estaba fuera de casa. Desde hacía algún tiempo, los niños despertaban en mitad de la noche y Brenda no sabía por qué. Excepto el pequeño, todos eran demasiado mayores para eso. Pero cuando encontró rastros de Tylenol en el biberón de su hijo, sospechó que la niñera llevaba varios meses haciendo tal barbaridad.Después de eso, se sintió incapaz de confiarle sus hijos a nadie, así que dejó el trabajo en el banco para quedarse en casa con ellos, pero el negocio de su marido no iba bien y necesitaba encontrar una forma de conseguir dinero. Fue entonces cuando decidió escribir una novela.No fue el arreglo rápido que los Novak estaban esperando. Brenda tardó cinco años en aprender el oficio y en terminar la novela con la que entraría en el mercado: Of noble birth, publicada en noviembre de 1999. Pero entonces descubrió que escribir le gustaba más que ninguna otra cosa. Poco después de vender Of Nobel birth, vendió tres novelas a Harlequín, la primera de las cuales, se publicó en febrero de 2.000. Ahora tiene cinco hijos, tres niñas y dos niños, e intenta conciliar su carrera de escritora con la liga de fútbol infantil, los deberes, las excursiones y llevar a sus hijos al colegio (*), además de intentar seguirle el ritmo a su activo marido. Afortunadamente, toda la familia está tan volcada en su trabajo como ella lo está en sus actividades. Su marido o alguna de sus hijas suelen acudir con ella a conferencias, ponen sellos en las postales que envía a sus admiradoras cada vez que termina una novela y, cuando hay una firma de libros, no falta nadie.Su hijo mayor, Ashley, tira la mochila en cuanto llega a casa y se acerca inmediatamente a Brenda para que le lea un capítulo de su último trabajo. Ashley le da valiosos consejos, igual que su marido, que hace lo propio cuando llega de trabajar. Ahora, los Novak recuerdan los momentos difíciles que tuvieron que atravesar cuando Brenda estaba empezando y le dan gracias a Dios porque algo bueno salió de todo aquello. ¿Qué te gusta más de ser escritora? Me encanta crear algo que voy a compartir con otros; algo que puede hacer sonreír, reír o emocionar a la gente.¿Qué te gusta menos de ser escritora?Que se tarde tanto tiempo en escribir una novela. Ojalá pudiera plasmar en palabras mi visión de cada historia con mayor rapidez. ¿Existe un ambiente o ciudad donde te guste particularmente desarrollar la acción de tus novelas? ¿Cuál es y por qué es tu lugar favorito? No tengo un lugar favorito. Me gusta ambientar mis historias en sitios diferentes porque así, durante la investigación, voy a “visitar” ese sitio para familiarizarme con él.¿Cuál de tus novelas es tu favorita?Baby Business. Creo que es porque puse mi corazón en esa novela más que en cualquier otra. Dime un título reciente de Harlequin, Silhouette, o MIRA escrito por otra autora que te guste especialmente.The Charm School, de Susan Wiggs.Dinos tus cinco títulos favoritos.One for the Money y todos los títulos de la serie Stephanie Plum, de Janet Evanovich.Shogun, de James Clavell.The Thorn Birds, de Colleen McCullough.Jane Eyre, de Charlotte Brontë.The Lymond Chronicles, de Dorothy Dunnett¿Qué consejo le darías a una escritora que estuviera empezando?Mi consejo para una escritora novel es una cita que me viene a la mente cada vez que me encuentro con dificultades para escribir. Es de  Henry Van Dyke, (1852–1933), un escritor norteamericano de novelas cortas, poeta y ensayista. Van Dyke dijo: "Usa el talento que poseas porque los bosques serían lugares muy silenciosos si sólo cantase el mejor de los pájaros”. Cuéntanos, en resumen, cómo empezaste a escribir.Pillé a la niñera de mis hijos dándoles medicinas para que  durmieran mientras yo trabajaba en el banco. Después de eso, no me atrevía a confiárselos a nadie, así que dejé de trabajar y decidí hacer algo para ganar dinero desde casa. Como escritora de novelas románticas, ¿cuál es tu objetivo?Mi gran objetivo es escribir historias que merezcan la pena, que emocionen a mucha gente y que cuenten algo hermoso sobre el amor y la vida.¿Algún reto?El mayor reto con el que me enfrento ahora mismo es manejar el tiempo. Con cinco hijos, a veces es difícil tenerlo todo controlado y prestarle atención a todos por igual. Pero tomarse las cosas con calma ayuda mucho.¿Qué te proporciona más satisfacciones?Me encanta recibir cartas de mis lectoras. Cuando alguien me escribe para decir que una de mis historias le ha tocado el corazón o le ha alegrado la vida durante unas horas, siento que he conseguido lo que pretendía. Sobre el romanticismo...Describe una cena romántica.¡Una en la que yo no tuviera que cocinar! No, en serio, el romanticismo y el chocolate van de la mano. Una cena romántica siempre debería terminar con un pastel de chocolate.¿Cuál es tu película romántica favorita?Creo que es la favorita de mucha gente: Lo que el viento se llevó, aunque otra de mis favoritas recientes es Titanic. Me encanta la mezcla de hechos históricos y romance en esa película.¿Cuál es tu canción romántica favorita?Eso depende del momento. Me gustan muchas, pero ahora mismo mi canción favorita es Breathe, de Faith Hill.¿Cuál ha sido el gesto más romántico que han hecho por ti o el regalo más romántico que has recibido?Mi marido es un hombre que siempre sabe qué regalar porque observa y escucha. Siempre me regala justo lo que necesito y eso a mí me parece romántico porque no es lo típico, ya sabes: flores, bombones, una cena a la luz de las velas... Mi marido siempre me regala justo lo que quiero y lo que necesito. Eso demuestra que me ama de verdad.Por ejemplo, el otro día me compró un monitor con una enorme pantalla, por ninguna razón en especial, sólo porque pensó que para mí sería más fácil trabajar así. Siempre me da lo mejor que tiene, sea una hermosa pieza de fruta o el trozo de pastel con más crema. Me demuestra que soy especial para él haciendo pequeños sacrificios de ese tipo.¿Cómo mantienes vivo el romance en tu relación?Yo creo que para mantener vivo el romance en un matrimonio tienes que saber perdonar. Todos hacemos cosas que al otro le duelen, pero si empezamos de nuevo cada día y entendemos que nuestra pareja está haciendo lo que puede, seremos capaces de perdonar, de olvidar y, sobre todo, de recordar las razones por las que estamos juntos.¿Qué consejo le darías a tus lectoras para que sus vidas fueran más románticas?Yo creo que lo más romántico del mundo es no ser egoísta. Cuando tratas a otra persona de forma especial, cuando te sacrificas por ella y te esfuerzas por complacerla, creo que tienes muchas posibilidades de que la otra persona haga lo mismo por ti.¿Cuál ha sido tu viaje más romántico?Debo decir que a Escocia. No hay un sitio más hermoso en todo el planeta (al menos, que yo haya visitado) y la historia de ese lugar es tan romántica y tan emocionante como la propia región.¿Qué regalo de San Valentín recuerdas especialmente? El regalo de este año ha sido memorable. Uno de mis CD favoritos (The Seven Wonders, de Greg Simpson) se estropeó. Es un CD de gospel rock, nada que ver con los Backstreet Boys y cosas por el estilo, así que no era fácil de encontrar, pero mi marido lo encontró. También me compró un CD player nuevo y un anillo "EB" porque había mencionado de pasada que me gustaría tenerlo. "EB” significa “Elige bien”. Me gustó el simbolismo y el constante recordatorio de que nosotros hacemos nuestro propio destino. Bueno, el caso es que me compró uno de oro, con un diamante a cada lado.Todo sobre mí...Además de la escritura, ¿qué otro talento te gustaría tener?Me encantaría hablar francés. Cuando mis hijos se hagan mayores y tenga más tiempo libre, definitivamente voy a estudiar francés. Dime el nombre de alguien a quien admires y por qué.Admiro a J. K. Rowling, la autora de Harry Potter. La admiro por su talento y por crear algo tan genial de la nada (la suya es una verdadera historia de Cenicienta). Y la admiro por dejar a todo el mundo boquiabierto con sus innovaciones narrativas y sus originales personajes.¿Tienes algún amuleto de la suerte? No, mi suegra tiene suficientes para las dos. Es una persona estupenda, pero un poco rarita en cuanto a “bolas de energía” y cosas así. Comparte con nosotros algunos de los momentos en los que te das un capricho. Me encanta jugar a las damas con mi marido... en la bañera. Lo hacemos durante horas, es una de mis actividades favoritas (al menos, en invierno, cuando hace frío).¿Qué cualidad admiras más en un hombre?Probablemente tendría que decir la generosidad, pero no me refiero a ser generoso con el dinero (aunque también está incluido). Un corazón generoso no es egoísta y creo que admiro eso más que nada, sea en un hombre o en una mujer.Dime algo que siempre hayas querido hacer, pero a lo que no te hayas atrevido nunca.Me gustaría hacer puenting, pero vi unas imágenes en televisión en las que un hombre se estrellaba contra el suelo porque se rompió la cuerda... entonces perdí el valor. ¿Si no fueras escritora, qué serías?Probablemente trabajaría con mi marido en su negocio. Pero si pudiera volver a la universidad para empezar otra carrera, sería arqueóloga y me iría a Perú (o quizá a Egipto) para descubrir restos de antiguas civilizaciones. Dime una cita que sea importante en tu vida y su autor."No es el crítico el que cuenta, ni el que señala los defectos de otros hombres o cómo podría haberse hecho mejor. El crédito es para el hombre que está en la arena, cuyo rostro está manchado de polvo, sudor y sangre, el que lo intenta valientemente, el que se equivoca y vuelve a intentarlo una y otra vez, el que conoce el entusiasmo y la devoción y se pasa la vida trabajando por una noble causa. El que, en el mejor de los casos, conoce al final el triunfo de haber logrado algo y el que, en el peor de los casos, si fracasa al menos fracasa mientras lo intenta; el que sabe que su sitio nunca estará con esas almas tímidas y frías que nunca sabrán lo que es la derrota ni la victoria”. Theodore Roosevelt¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre?Paso casi todo mi tiempo libre con mi familia, practicando hockey sobre patines, leyendo o jugando a las damas. Cuando me dedico algo de tiempo a mí misma, hago gimnasia, bicicleta de montaña y... kickboxing.
HarperCollins Ibérica
HarperCollins Ibérica
HarperCollins Ibérica
HarperCollins Ibérica
     

Ir a Inicio