Mi Cuenta  \/ 
x
o
Registrar  \/ 
x


o
0
Carro de compra
No hay libros en su carro.

Blog autor@s en español

Pocas cosas son comparables a la emoción de empezar a leer una nueva novela. Una hermosa historia romántica, divertida, apasionante, intrigante, contemporánea o histórica… En cualquier caso, siempre llena de sensaciones esperando a ser descubiertas. Tengo el placer y la suerte de trabajar rodeada de estas emociones, de fantásticas novelas que nos hacen disfrutar cada día del mejor romance, verlo todo con otros ojos, creer en los sentimientos, apasionarnos. De historias que nos hacen viajar a lugares inspiradores, que nos desvelan maravillosas épocas perfectamente documentadas y nos presentan a unos personajes irrepetibles que se nos cuelan bajo la piel sin apenas notarlo. Por eso daros la bienvenida a este nuevo blog de la colección HQÑ es un honor y una magnífica oportunidad para invitaros a compartir este mundo de ilusión. Y para ampliarlo con la posibilidad de estar en contacto con nuestros autores preferidos, que nos contarán divertidas anécdotas, secretos de creación, nos desvelarán curiosos detalles del proceso de escritura… y que están tan emocionados como todos nosotros por conoceros, deseando charlar de una de sus grandes pasiones.

Bienvenidos. Disfrutad.

Entre Viena y Berlín

Entre Viena y Berlín

 

Hace algunas semanas desde el blog Cielos de Papel, me invitaron a compartir cómo fue documentarse para escribir El último baile (podéis encontrar la entrada aquí). Estuvimos hablando de música, de libros, de personajes reales que vivieron en aquella época. Fue muy bonito escribirlo y me hizo pensar que una buena manera de iniciar este espacio podría ser mostrar los escenarios reales en los que transcurre la novela. Y así, cuando ya la hayáis leído, me contáis si también los imaginabais de ese modo.

 

El teatro de la Ópera de Viena.

 

Todos los años, desde 1877, los asientos del teatro se retiran para dejar espacio a la pista en la que se celebra el Baile de Debutantes. Todo debe estar a punto cuando el maestro de ceremonias pronuncie la famosa frase: Alles Walzer! Todos a bailar.

La etiqueta es rigurosa: diadema, ramillete de flores, vestido largo y blanco para ellas, frac para ellos. Solo la Primera y la Segunda Guerra Mundial pudieron evitar que las jóvenes vienesas debutasen en sociedad en el Opernredoute (el Baile de la Ópera). La gala del 21 de enero de 1921 (la misma en la que Andreas le pide a Lili que le guarde el último baile) fue la primera que se celebró después de que Austria dejase de ser un imperio para convertirse en república.

    

    Al principio no podía pensar. Lo había soñado tantas veces que, ahora que estaba sucediendo, su cabeza patinaba entre la realidad y la fantasía. Todos sus ensueños adolescentes comenzaban de ese modo. Andreas y ella bailaban y era tan maravilloso que el mundo desaparecía alrededor, no existían los músicos ni las viejas damas, ni los envarados oficiales con monóculo y barba de chivo. Solo Andreas y ella.

 

Miramare. Trieste

 

Fue Maximiliano de Habsburgo, hermano de Francisco José (y por lo tanto, cuñado de la emperatriz Sissi) quien construyó el castillo para usarlo como residencia para él y su esposa Carlota de Bélgica. Fue una estancia corta, tres años después de instalarse, en 1863, Maximiliano aceptó la propuesta de convertirse en emperador de México y abandonó Miramare.

Pese a sus buenas intenciones, la experiencia terminó de forma trágica. Maximiliano fue fusilado en 1867 por las tropas de Benito Juárez. Aún a pesar de lo fugaz de su uso, Miramare, a orillas del Adriático, conserva todo el encanto y la elegancia propios de la Belle Epoque.

 

     Las calas perdidas entre bosques, el azul intenso del mar, el castillo blanco con las cimas de los Alpes al fondo, la ciudad iluminada por la noche con sus decenas de terrazas decoradas con banderines y farolillos de papel, llenas a rebosar de mujeres y hombres que hablaban alto y reían y brindaban. Los acordeonistas lanzándoles piropos cuando caminaban cogidas del brazo por el paseo: Belle ragazze!

  

Baden bei Wien

 

A finales del siglo XIX, la cultura de los balnearios (la salud por el agua, los SPA de ahora) se encontraba en todo su esplendor. La alta sociedad de la época, reyes y banqueros, políticos y militares, se daban cita en las ciudades balnearias de toda Europa.

Tanto si se trataba de enfermedades reumatoides como de aquejados de tuberculosis o fiebres, los convalecientes daban fe de la eficacia de los tratamientos y muchos se establecían de modo permanente en hoteles y pensiones. La I Guerra Mundial marcó el inicio de la decadencia de aquella forma de vida, pero todavía hoy en día, pasear por Karlovy Vary, por Montecatini o Baden es regresar a esos años. Y el agua sigue conservando intactas sus propiedades medicinales.

  

    Baden. Había tanta calma en Baden como se pudiese desear. Los montes y los bosques rodeaban la ciudad. Recortados prados alfombraban los parques y airosos cisnes y grupos de ocas surcaban los pequeños lagos que los adornaban. Tanto los edificios particulares como los hoteles y los balnearios eran de aspecto neoclásico, conservador, muy burgués, y el blanco predominaba sobre cualquier otro tono ya se tratase de acabados en piedra o estucados. Todo era ordenado, limpio, agradable, pacífico.

 

Café Romanische. Berlín

 

A diferencia de las anteriores, no es posible mostrar una imagen actual del café Romanische ya que fue destruído durante la II Guerra Mundial. Su lugar lo ocupa ahora un moderno centro comercial.

Se encontraba en la Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONEBreitscheidplatz, en pleno corazón de Berlín, y era punto habitual de reunión de intelectuales, estudiantes y artistas. Bertold Brecht, Stefan Zweig, Billy Wilder o Erich Maria Remarque fueron algunos de los que lo frecuentaron.  

Por la misma zona también estaban los cabarets, el Wintergarten, el Reigen o el ambiguo Eldorado. Más o menos lujosos, todos eran provocativos, burlescos y descarados. Por ese motivo muchos de ellos fueron clausurados. 

El Romanische desapareció, pero en Viena aún se conservan muchos de los cafés más emblemáticos: el Sacher, el Central, el Demel, el Havelka.. Todos invitan a las confidencias, las charlas en voz baja y a compartir una porción de tarta de chocolate con una buena amiga.

 

     El Romanische estaba junto a la avenida Kuʼdamm y era enorme. Se decía que mil personas podían tomar café en sus mesas simultáneamente. Lo conformaban dos salones a cual más concurrido y una gran galería principal de techos altos como los de una estación de tren y ventanales que ocupaban toda la pared. Siempre estaba lleno, fuese mañana, tarde o noche y nadie que se preciase de ser alguien en Berlín, o de querer llegar a serlo, podía dejar de frecuentarlo.

 

Bauhaus. Dessau

 

Otro de los lugares claves de la novela no existe ni existió nunca. Se trata del ITB, el proyecto de Andreas. Pero si hubiese existido se parecería al edificio de la escuela de arquitectura fundada en 1919 por Walter Gropius.

La Bauhaus, como la Residencia de Estudiantes en España, sirvió de catalizador de talentos y motor de ideas que revolucionaron el diseño y la arquitectura. Su filosofía consistía en aunar belleza y racionalidad, de tal forma que el resultado fuese estético y práctico, eficiente y rompedor. Casi cien años después los trabajos de los discípulos de la Bauhaus siguen conservando su impronta vanguardista.  

 

     Era bello y distinto. Resultaba inevitable que las miradas convergiesen hacia él. Los muros de cristal, la piedra caliza en lugar del ladrillo o el granito, los juegos entre volúmenes. Un observador casual habría pensado que estaba acabado, pero si se miraba con más atención, aun en la distancia impuesta por el río, podía apreciarse la valla rodeando todo el edificio, acordonándolo como si contuviese alguna amenaza, algún tipo de peligro del que debían protegerse.
 

Prater

 

Hay más localizaciones, la avenida Unter den Linden, la casa de Prenzlauer Berg, el hotel Adlon..., pero quería dejar para el final el Prater de Viena y comentar que el proceso de búsqueda mientras escribía llegó a rozar lo doloroso. Muchas veces me encontraba con los edificios, las calles, antes y después de la guerra, y era duro y triste comprobar la destrucción, las secuelas del odio y la deshumanización. Pero lo positivo, lo alentador, era ver que esas mismas ruinas resurgieron, a veces transformadas en algo distinto, como el Romanische, o conservando íntegra su naturaleza, como la noria del Prater. Y de eso va también la historia de Lilian y Andreas. Porque las cosas que amamos, que nos importan, nunca desaparecen del todo, de un modo u otro siguen estando ahí y esperan a que regresemos a ellas.

Cuando llegue su momento. Cuando estemos preparados. 

 

El viento comenzaba a ser cortante, pero el sol aún brillaba con ganas. Las madres paseaban en grandes carritos a sus bebés y charlaban animadas entre ellas, los niños corrían jugando a la pelota o al aro, y las parejas jóvenes se cogían de la mano y reían por nada, igual que antes, igual que siempre. Al fondo, frente a sus ojos, dominando el paisaje, la gran y vieja noria, símbolo de la ciudad, seguía dando vueltas y vueltas, girando incansable. Tenía ya más de cincuenta años sobre su estructura de hierro y cables y nada la detenía. Había sobrevivido a dos guerras y, desde su enorme altura, parecía proclamar que podría sobrevivir a otras dos más. Lilian deseaba con toda su alma que no fuera necesario.

Acababa de llevarse el café a los labios cuando alguien a su derecha llamó su atención. La interrogación dividida entre la incredulidad y la sorpresa.

—¿Lili?

 

Lo que ocurre a continuación estará disponible el 23 de febrero en todas las plataformas digitales y el 15 de marzo en las librerías. Os espero.

 

Guardar

Guardar

Cumpleaños de UN SOMBRERO EN EL CORAZÓN
MI UNIVERSO IMAGINADO

Comentarios 2

 
Jane Kelder en Miércoles, 22 Febrero 2017 13:34

Deseando leerlo. Nunca fallas :) ¡Muchos éxitos, que no dudo de que así será!

Deseando leerlo. Nunca fallas :) ¡Muchos éxitos, que no dudo de que así será!
Marisa Sicilia en Miércoles, 22 Febrero 2017 22:20

¡Muchas gracias, Jane! Deseando también que llegue pronto abril y tenerte por aquí contándonos más cosas de El Puerto de la Luz. Enhorabuena de nuevo!!

¡Muchas gracias, Jane! Deseando también que llegue pronto abril y tenerte por aquí contándonos más cosas de El Puerto de la Luz. Enhorabuena de nuevo!!
HarperCollins Ibérica
HarperCollins Ibérica
HarperCollins Ibérica
HarperCollins Ibérica
     

Ir a Inicio